Tratamiento para la artrosis – Tua Saúde

Existen diversas opciones de tratamiento para la artrosis, incluidos medicamentos analgésicos, antiinflamatorios o suplementos de glucosamina y condroitina, por ejemplo, que son prescritos por el médico caudillo, geriatra o reumatólogo, dependiendo de los síntomas, su intensidad y de las necesaidades de cada persona.

Adicionalmente del uso de medicamentos para aliviar los síntomas, es además importante tener en cuenta otras alternativas como la fisioterapia y pilates, por ejemplo, los cuales ayudan al fortalecimiento de la musculatura y en la protección de cartílagos, pérdida de peso, habilidad de actividades físicas, abordar y ajustar la postura, y optar por una viandas con propiedades antiinflamatorias, rica en vegetales, semillas y pescado.

La artrosis u osteoartrosis es una enfermedad que degenera los cartílagos del cuerpo, siendo popular que afecte zonas como las rodillas, manos, columna y cadera. Conozca más sobre los síntomas y las principales articulaciones afectadas por la artrosis.

Tratamiento para la artrosis

Los principales medicamentos utilizados para tratar la artrosis son:

1. Analgésicos

El paracetamol /Tylenol) es el principal analgésico utilizado para aliviar el dolor de la artrosis, debiendo tomarse hasta 4 veces al día o conforme a la orientación del médico, siendo, generalmente, suficiente para permitir la realización de actividades diarias. Este medicamento debe ser prescrito por el médico y utilizado de acuerdo a la intensidad de los síntomas de cada persona.

Los opiodes, como la codeína y el tramadol, por ejemplo, son analgésico más potentes, utilizados en los casos en que el dolor es muy intendo o que no perfeccionamiento con los analgésicos comunes. La interpretación más cachas de los opiodes, como la anestésico, oxicodona y metadona, por ejemplo, además son una opción en aquellas personas que sufren de dolor muy intenso y limitante.

Existen asociaciones de paracetamol con opioides que además pueden estar de moda bajo orientación del médico, como en el caso de Tramacet, que contiene paracetamol y tramadol o Tylex, con paracetamol y codeína.

2. Antiinflamatorios

Los medicamentos antiinflamatorios como diclofenaco (Voltaren), ibuprofeno (Actron) o naproxeno (Flanax), por ejemplo, que pueden tomarse en forma de comprimido o de inyección, son opciones que se peuden utilizar en momentos de crisis, siempre bajo la indicación médica, esto conveniente a que si se usan con mucha frecuencia pueden causar bienes secundarios, como úlcera gástrica e insuficiencia renal.

3. Glucosamina y condroitina

Suplementos para los cartílagos con glucosamina y condroitina (Flextrin) se utilizan para ayudar a regenerar y nutrir la elasticidad y engrase de las articulaciones, teniendo buenos resultados en algunas personas. 

4. Corticoides

Los corticoides, como prednisona (Meticorten), pueden ser opciones en algunos casos de dolor constante asociado a la inflamación crónica, y sólo deben estar de moda bajo orientación médica. Los corticoides pueden incluso inyectarse directamente enl as articulaciones, cada 3 o 6 meses por el médico, ayudando a controlar la inflamación y el dolor en la zona.

Otra opciones inyectable es el ácido hialurónico, que ayuda a acortar el dolor y mejorar la mobilidad de la articulación.

5. Pomadas

Medicamentos tópicos, como antiinflamatorios en pomada o capsaicina son opciones para aplicar en la zona inflamada, ayudando a disminuir el dolor y el malestar, pudiendo utilizarse de 3 a 4 veces al día hasta por 20 días, bajo la indicación del médico, con el objetivo de evitar o disminuir la condición del uso de medicamentos orales.

Tratamiento para la artrosis

En postrer caso, cuando los síntomas son muy intensos y no mejoran con medicamentos y tratamientos naturales, puede ser necesario realizar una cirugía que puede retirar partes inflamadas o sustituir el cartílago dañado. 

Opciones de tratamiento natural

El tratamiento casero para la artrosis se realiza como forma auxiliar al tratamiento indicado por el médico, para acelerar  la recuperación del cuadro de dolo e inflamación o ser una opción para aquellas personas que tienen pocos síntomas o sólo buscan aprestar. Este nunca debe sustituir el tratamiento médico. Consiste en:

  • Realizar actividades físicas, de preferencia zambullida o hidrogimnasia;
  • Hacer ejercicios de fisioterpia y pilates, por lo menos 2 veces por semana, orientados por el fisioterapeuta;
  • Cuidar la postura y usar auxiliares para el movimiento, como rampas, barandales y barandas, en casa y en el trabajo, orientados por el fisioterapeuta y terapeuta ocupacional;
  • Masajes con aceites esenciales que ayudan a desinflamar, como jengibre, lavándula o albahaca;
  • Acogerse a técnicas alternativas, como acupuntura, que puede ayudar al tratamiento de algunas personas, ayudando a controlar el dolor y el malestar.

Asimismo existen alimentos con propiedades antiinflamatorias, ricos en omega 3, antioxidantes, calcio y proteínas que pueden agregarse a la dieta del día a día para ayudar a combatir la inflamación, a través de pescados, semillas, frutas cítricas, frutas rojas, vegetales, grasa de coco y grasa, por ejemplo. Adicionalmente, algunos tés pueden prepararse con plantas con propiedades antiinflamatorias, como el romero, a modo de complemento del tratamiento, de acuerdo a la orientación del medico.

Deja tu comentario!