Síntomas de Déficit de Atención e Hiperactividad

El Trastorno por Compromiso de Atención e Hiperactividad, conocido por las siglas TDAH, se caracteriza por la presencia simultánea, o no, de síntomas como distracción, hiperactividad e impulsividad. Es una enfermedad popular de la infancia, pero asimismo puede persistir en los adultos cuando no se manejo cuando se es irreflexivo.

Las primeras señales de esta enfermedad son enorme distracción, agitación, obstinación, belicosidad o actitudes impulsivas, que hacen que el irreflexivo tenga un comportamiento inadecuado, que perjudican el rendimiento en la escuela, ya que no presta atención, no se concentra y se distrae con facilidad, adicionalmente de poder causar mucho estrés y desgaste a los padres, familiares y cuidadores. 

Estos síntomas surgen, principalmente antiguamente de los 7 primaveras de perduración y son más fáciles de identificar en los niños que en las niñas, ya que tienen tendencia a mostrar señales más claras. Sus causas no son conocidas, pero existen algunos factores genéticos y ambientales, como problemas y conflictos familiares, que pueden aguantar al surgimiento y persistencia de la enfermedad.

Principales síntomas

Los signos que ayudan a identificar el Trastorno por Compromiso de Atención e Hiperactividad se dividen en 3 grupos:

La desatiendo de atención, que puede identificarse por:

  1. Dificultad para prestar atención o equivocarse por descuido en actividades lúdicas, escolares o de trabajo;
  2. Parecer como si no escuchara cuando se palabra con él;
  3. No seguir instrucciones de tareas escolares, domésticas o deberes profesionales;
  4. Perder cosas necesarias para tareas o actividades;
  5. Evitar tareas que exigen esfuerzo ment​​​​al constante;
  6. Olvidos frecuentes de actividades diarias.

La hiperactividad tiene las siguientes características:

  1. Traquetear las manos o los pies o moverse mucho en la apero cuando se está sentado;
  2. Pararse de la apero del salón u otras situaciones donde se aplazamiento que permanezca sentado;
  3. Valer o medrar objetos de forma exagerada, en situaciones inapropiadas;
  4. Dificultad para retar o permanecer en silencio en actividades de ocio;
  5. Estar frecuentemente “al cien” o muchas veces hacer como si estuviera “a todo vapor”;
  6. Conversar de forma exagerada.

Los síntomas de impulsividad son:

  1. Dar respuestas precipitadas antiguamente de que las preguntas hayan sido concluidas;
  2. Tener dificultad para esperar su turno;
  3. Interrumpir o meterse en asuntos de otros.

El irreflexivo hiperactivo puede demostrar este comportamiento en cualquier ocasión, como en la escuela, en casa, la iglesia, y es muy desgastante para los padre, cuidadores o profesores. Antaño de pensar en debe de atención e hiperactividad, es importante observar los signos que el irreflexivo muestra e intentar entenderla, ya que el nerviosismo, miedo o cansancio, por ejemplo, son situaciones que asimismo pueden difundir alteraciones en el comportamiento. 

Principales síntomas de TDAH ( Déficit de Atención e Hiperactividad)

Qué hacer en caso de sospecha

En caso de sospecha de TDAH, es importante consultar al pediatra para que observe el comportamiento del irreflexivo y evalúe si existe condición de preocuparse. En caso de que identifique señales de trastorno, podrá solicitar la consulta de otro doble, ya que normalmente, el diagnosis del Trastorno por Compromiso de Atención e Hiperactividad lo realiza un psiquiatra o neuropediatra en la perduración preescolar.

Para confirmar el diagnosis, el doble podrá solicitar observar al irreflexivo en la escuela, en casa y en otros lugares de su día a día para confirmar si existen, por lo menos, 6 señales que indiquen la presencia del trastorno.

El tratamiento de este trastorno incluye el uso de medicamentos, como Ritalin, adicionalmente de terapia comportamental con el psicólogo o una combinación de estas. 

Post Relacionados

Deja tu comentario!