sigue este plan de 6 sencillos pasos

¿Te gustaría aprender cómo salir de tus deudas? La respuesta a mi pregunta es seguro un gran y enorme SI. Porque, ¿quién no quiere encontrar la familiaridad financiera? A todos nos gustaría deshacernos de ese peso que cada día se hace más sobresaliente y que nos impide avanzar financieramente.

Las deudas han sido por muchos abriles, una de las causas que impiden el progreso financiero de una sociedad. Ya sea porque surgen situaciones que no pueden ser cubiertas rápidamente por descuido de cuartos, o porque los ingresos de por si son insuficientes para cubrir los gastos mensuales o solo por satisfacción instantánea, siempre existirá la posibilidad de endeudarnos.

El problema con las deudas se basamento en su facilidad de incrementarse y complicarse a medida que pasa el tiempo. Mientras, a su vez, se te va siendo inasequible pagarlas todas. Por lo tanto, es importante agenciárselas soluciones oportunas y eficientes para evitar caer en una hélice de deudas que, a la larga, te pueden ocasionar problemas no solo en tu entorno emparentado y social, sino igualmente con tu vitalidad.

Salir de las deudas no es realizable ni sucede de un día para otro, sin confiscación, es posible. Es por ello que en este post te enseñaré una serie de pasos que te guiarán a inspeccionar aquellos gastos innecesarios que puedes recortar para obtener más ingresos, así como la forma en que debes regir ese cuartos para salir rápidamente de las deudas.

En este artículo vas a encontrar:

¿Por qué adquirimos deudas?

Con la invención de la moneda, no solo se fortaleció el comercio de esa época, sino que igualmente dio paso a nuevas formas de suscripción que conllevaron a que las personas se introdujeran en una hélice de deudas que originó el quiebre financiero de muchas naciones y que hoy en día, sigue siendo el problema financiero de muchas sociedades.

Pero, ¿cómo llegamos a conseguir una deuda? Nuestro deseo de cazar nuevos productos, ya sea por indigencia o por placer, ha llevado a que busquemos los medios monetarios que tal vez no tengamos en ese momento para satisfacer dichos deseos, ocasionando así las dolorosas deudas.

Esta imperiosa indigencia de consumo se fortalece a medida que vamos creciendo por la preocupante descuido de educación financiera que las entidades educativas nos han privado. De guisa que nuestra años adulta se ve fuertemente golpeada por la ingenuidad económica, al no aprender cómo retribuir aquellos gastos que nos permitan existir cómodamente.

Esto ocasiona que nos dejemos transigir por los engañosos créditos financieros. Aunque te solventan la crisis del momento, te envuelven en una serie de deudas que se van incrementando en el tiempo hasta venir al punto de no poder pagarlas.

Por lo tanto, al tener un obligación de conocimiento sobre el manejo de nuestros ingresos, se nos impide establecer objetivos financieros que nos permitan alcanzar la familiaridad económica deseada.

Esta ignorancia nos obliga a existir en un estado de piloto espontáneo que nos lleva a tomar decisiones financieras de forma inconsciente, hecho que es explotado por los vendedores profesionales al bombardearnos con sus productos repetidamente para cazar más y más. Creando así una hélice de deudas que crece a un ritmo exponencial.

Las deudas no nos permiten conseguir nuestros objetivos

Siempre he pensado que la perseverancia, el esfuerzo y la disciplina, son rudimentos importantes para conseguir nuestros objetivos, ya que se ha comprobado que la mente juega un papel indispensable a la hora de trabajar por un fin. Sin confiscación, existe un hábitat financiero que influye de guisa negativa en el proceso de obtener nuestros objetivos: las deudas.

Cuando tenemos deudas, todos nuestros pensamientos se enfocan solo en tratar de solucionarlas lo más pronto posible. Por lo tanto, ese se vuelve nuestro principal objetivo y los demás son dejados de flanco hasta que logremos anular todas las deudas.

El detalle es que no sabemos el tiempo que pueda venir a transcurrir ayer de solventar la primera deuda. Así que, el tiempo sin soluciones con pensamientos de fracaso, pueden venir a afectar no solo nuestra vitalidad física al incrementar los estados de estrés y ansiedad que de por si acompañan a las deudas, sino que igualmente afecta directamente nuestra vitalidad mental.

¿Qué dicen los expertos?

Según la licenciada en terapia matrimonial y emparentado de la Universidad de Georgia, Megan Ford, M.S., dice “Dependiendo de cuál sea el nivel de endeudamiento y de la capacidad que tenga el individuo o la clan de resolver el asunto, el impacto en la vitalidad mental puede ser pasajero o puede tirarse por muchos abriles”.

Este hecho es avalado por un estudio publicado por la Revista de Vigor Pública Europea, en donde establecen que “los adultos endeudados son tres veces más propensos a tener un trastorno mental popular que los adultos sin deudas”.

liberarse de deudas

Existe una relación directa entre la vitalidad y las deudas

 

Por ende, podríamos intuir que existe una relación directa entre la vitalidad y las deudas. Lo que equivaldría a una afectación directa en la extracción de nuestros objetivos porque, ¿cómo podríamos continuar enfocados en una meta, si nuestra mente y cuerpo no trabajan en acuerdo para obtener dicho fin?

Así que, lo mejor que podemos hacer para conseguir los objetivos sin afectar nuestra vitalidad, es deshacerse de las deudas lo más pronto posible y tratar de no obtener nuevas. Existen muchos métodos efectivos que te ayudarán a cerrar las deudas una a una, reconfortándote con pensamientos positivos al tener corto un nexo con destino a la familiaridad financiera.

Recuerda, no será un proceso realizable ni corto, llevará su tiempo y dificultad según el tipo de deuda a retribuir. Pero la confianza de tener concluido con una deuda, disminuirá tus niveles de ansiedad y estrés, permitiéndote proseguir una vitalidad física y mental equilibrada.

Cómo salir de deudas con estos 6 sencillos pasos

1. Cambia tu forma de pensar

Nunca saldrás de tus deudas si no cambias tu forma de pensar. Sincerarte sobre tu situación financiera es lo primero que debes hacer para comprender la alcance del problema y lo importante que es solventarlo rápidamente.

Sé que confrontar la ingenuidad de tu problema no será realizable, surgirán emociones que te llevarán a cuestionarte el porqué de tus decisiones al desgastar tanto y no controlar lo que consumías. Pero es el choque que necesitarás para entender cómo estas manejando tus ingresos y aprender en dónde puedes hacer los cambios pertinentes.

Ver todo este panorama te ayudará a ser menos indiferente con tus deudas y a tomar cartas en el asunto al agenciárselas consultorio financiera que te permita salir poco a poco de la hélice de deudas en la que te has sumergido.

Así que no es momento de dudas ni incertidumbres, sigues pensando que todo se solucionará a su correcto tiempo. Creer que tendrás éxito al final del camino, te llena de la seguridad que te permitirá obtener los resultados deseados.

2. Apunta todas las deudas que tengas, por muy pequeñas que sean

Luego de inspeccionar que tienes problemas con las deudas y pensar que debes hacer poco al respecto, es momento de hacer. ¿Pero, por dónde aparecer? Antaño que mínimo, debes inspeccionar cada una de tus deudas.

Así que, si quieres aprender cuál es el monto total de tu deuda, examen por tu casa todas las facturas de tus tarjetas de crédito y los documentos que estén relacionado con algún crédito bancario que te hicieron. Incluso aquellos préstamos con arreglos verbales que hiciste con amigos o familiares. Todas esas deudas, por más pequeñas que sean, anótalas.

Debes escribir lo más detalladamente posible, toda la información referente a cada una de las deudas. Desglosarlas te permitirá comprender la magnitud del problema y te ayudará a establecer las siguientes pautas a seguir en cada una de ellas.

Cómo apuntar tus deudas

Puedes colocar los datos que más creas conveniente, pero la información que no debería agraviar en tu relación será la subsiguiente:

  • ¿Cuál es la deuda?: Escribe el nombre de la deuda, por ejemplo, “créditos por el automóvil”.
  • ¿A quién le debes?: Coloca el nombre de la persona o entidad financiera que te prestó el cuartos.
  • ¿Cuál es la cantidad total de la deuda?: Sumarás todas las deudas y vas a colocar el valencia total de tu deuda.
  • ¿Cuáles son tus cuotas mensuales?: Cuál es la cantidad de cuartos que debes abonar mensualmente a tu deuda para cerrar el suscripción.
  • ¿Cuál es la tasa de interés a retribuir?: Debes añadir el porcentaje que tienes que retribuir mensual o anualmente por ese préstamo.
  • ¿En qué tiempo debes retribuir la deuda?: Independientemente si estás empezando a retribuir la deuda, escribe los meses que te faltan para cerrarla pagando las cuotas normales.
  • ¿Por qué obtuviste la deuda?: Es importante aprender la razón que te llevó a cazar la deuda inicialmente para evitar que ocurra de nuevo.

3. Anota los ingresos y gastos que tengas

Para tener un mejor control de tus finanzas, debes aprender exactamente en qué gastas el cuartos que ganas. Tal vez este punto lo creas innecesario. Pero muchas veces las mayores deudas se originan de gastos pequeños que se van acumulando con el tiempo hasta convertirse en un gran problema. El motivo: porque gastas cuartos que en ingenuidad no ganas.

El objetivo de escribir las entradas y horizontes de tu cuartos, es que puedas distinguir cuáles son los tipos de gastos que realizas y logres recortar aquellos que son innecesarios. Al eliminar algunos gastos al mes, podrás atesorar lo necesario para cubrir algunas deudas.

como terminar con las deudas

Es importante conocer en qué gastas el cuartos que ganas.

 

Una guisa realizable de osar qué gastos recortar, es clasificándolos en 3 categorías: indispensables, necesarios y anhelados.

Los gastos indispensables son aquellos que son vitales para tu día a día (comida, locación de la casa, pagos de servicios, medicinas, etc.).

Los gastos necesarios son aquellos que requieres para sobrevivir, pero puedes prescindir de ellos por un tiempo (ropa o calzado nuevo, membresía al gym, etc.).

Mientras que los gastos anhelados, son aquellos que no necesitas para existir, pero son gustos que mejoran tu estilo de vida (horizontes con amigos, descanso familiares, televisión por cable, etc.):

Una vez que hayas catalogado los gastos, debes osar cuáles son los anhelados o necesarios que puedes eliminar para que ese cuartos se pueda transferir a tus deudas y puedas retribuir algunas de ellas. Quizás no tengas que recortarlos todos, pero decídete por aquellos gastos que te ayuden a cubrir la cuota total de tus deudas en el beocio tiempo posible.

4. Averiguación formas de producir ingresos extras

Si tu método coetáneo para producir ingresos no te está generando el cuartos suficiente para cubrir tus deudas, es momento de agenciárselas otras formas de triunfar cuartos. No importa si tienes que trabajar más de la cuenta, lo importante en este momento es saldar todas tus deudas en el beocio tiempo posible. Recuerda, tu objetivo es la familiaridad financiera, y eso no lo conseguirás sin hacer mínimo.

Pero, ¿crees que no tienes tiempo para agenciárselas otro trabajo o piensas que no sabes hacer más mínimo de lo habitual para producir ingresos extras?. Tranquilo. Hoy en día existen muchas formas de producir cuartos en tu tiempo vaco sin tener ninguna experiencia.

Internet te ofrece una variedad de actividades que puedes realizar desde tu casa cuando tú quieras. Así que es hora de que seas proactivo en el asunto y busques la opción que sea más adecuada para ti.

5. Empieza a crear tu fondo o “colchón” de emergencia

Muchas veces, esta hélice de deudas inicia cuando se nos presenta una emergencia. Tenemos que solventar rápidamente un desembolso con un cuartos que no tenemos. Es por ello que un fondo para emergencias te puede ayudar a evitar nuevas deudas mientras tratas de retribuir las antiguas.

Quizás no sea realizable crear un fondo de emergencia cuando no tienes mínimo de cuartos, ¿porque si tuvieras cuartos, pagarías tus deudas no?. Entonces, ¿cómo salir de las deudas sin cuartos?. Para ello, debes abonar cuartos desde dos fuentes de ingresos: reduciendo tus gastos o aumentando tus ingresos.

Cada una de estas formas de obtener cuartos lo hemos explicado en los puntos anteriores, así que ya puedes iniciar con tu colchón flotador. Pero si logras combinarlos, alcanzarás a cubrir todas tus deudas en el beocio tiempo posible.

Por otro flanco, otra forma de ir creando tu fondo de emergencia es transferir el 50% de todos tus ingresos extras a esta cuenta. Así sea una cantidad mínima de cuartos, pero a la hora de la verdad, cualquier suma de cuartos te ayudará a amainar los gastos imprevistos que surjan.

6. Aplica métodos para salir de deudas:

Es el método más popular para eliminar las deudas. Se origina a partir de los resultados de un estudio realizado por varios estudiantes de Harvard Business Review. Consiste en saldar primero las deudas más pequeñas, en vez de priorizar aquellas deudas con altas tasas de interés.

Sé que suena ilógico no salir primero de las deudas más grandes, pero por poco este es el método más exitoso.

Así que, ¿cómo funciona?

Una vez que hayas realizado la inventario de todas tus deudas, debes ordenarlas desde el monto más pequeño hasta el más sobresaliente. A su vez, debes organizarlas según el tiempo del suscripción, colocando en primer oportunidad las deudas que debes anular pronto.

A posteriori de tener escaso los gastos innecesarios de tus ingresos regulares, te debe sobrar un cuartos extra suficiente para cubrir las cuotas mínimas de todas tus deudas, así como para abonar una gran parte en la abrogación de la deuda más pequeña.

De esta forma continuarás hasta anular en su totalidad la primera deuda de tu inventario y continuar con la segunda deuda. Luego, el cuartos extra que has venido ingresando se suma con la cuota que solías abonar a la primera deuda para obtener un saldo mucho longevo y así anular la segunda deuda de la inventario.

Este prueba lo practicarás sucesivamente, logrando así una suma de cuartos mucho más sobresaliente para retribuir tus otras deudas a medidas que cierras las deudas anteriores: similar a una bulo de cocaína. Este método no solo te permitirá retribuir tus deudas mucho más rápido, sino que igualmente te aportará el impulso mental que necesitas para continuar con tus objetivos al reparar satisfacción y confianza por tener cerrado una deuda.

Esta forma de retribuir las deudas se basamento en una técnica opuesta al método mencionado, ¿en qué sentido?. El método cascada consiste en ordenar tus deudas desde las que tienen la tasa de interés más ingreso hasta la más víctima, por lo que pagarás primero tu deuda más sobresaliente y continuarás hasta la deuda más pequeña.

Igual que el método bulo de cocaína, parte de tus ingresos extras mensuales estarán destinadas a retribuir las cuotas mínimas de todas tus deudas y, el resto, será para retribuir la primera deuda de la inventario.

El objetivo de ordenar las deudas de esta forma, es tener más cuartos a la hora de retribuir las otras deudas una vez que finalices con la primera de la inventario, mientras ahorras meses de interés elevados al eliminarlas primero.

Lo malo de este método es que requiere compromiso y motivación para continuar con tus pagos mínimos por mucho más tiempo, ya que las deudas no se pagarán tan rápido como el método mencionado; por lo que es posible que te desamines en el proceso.

Infografía: 6 sencillos pasos para liberarte de las deudas

 

Conclusión

Las deudas son limitaciones que siempre estarán presentes en nuestra desarrollo financiera, ya que son tan fáciles de obtener que generalmente estamos envueltos en ellas. Por lo tanto, es importante que aprendamos a identificarlas, a sobrevivir con ellas, a superarlas y, sobre todo, a evitarlas.

Una vez que conozcas con claridad tu nivel de endeudamiento, podrás analizar todos los factores que te llevaron a acatar de los créditos rápidos y te condujeron por esa hélice de deudas del cual te cuesta salir.

Para todo hay una decisión, así que no te desanimes. Una de las muchas formas que existe para salir de las deudas será la adecuada para ti, permitiéndote atesorar el cuartos suficiente para retribuir las deudas y obtener tu familiaridad financiera.

Fotos: Pixabay

Deja tu comentario!