Rompamos un flan de avellanas! – Las putas recetas de la abuela

Si algún día has venido a cenar a casa de la abuela, es posible que hayas probado un puto flan de avellanas que hace girar tus ojos, ¿verdad? Mira, nunca te saldrá mejor que a mí, pero por si te hace gracia intentar fotre'l en casa …

 Flan de avellanas "width =" 640 "height =" 336 "/><figcaption class=
Flan de avellanas como remedio a todo
  1. Recolecta -o compra- avellanas. Ya sabes, son de Constantino. son de mi país. Come avellanas … nanana … joder, qué se debía haber fumado el Gavaldà los cojones, aquella tarde.
  2. Bueno, pues eso, que cuando las tengas -octubre es buena época-, las cardas a hervir. Ojo que hablamos de avellana tierno, eh? el tiempo lo marca que no sean duras como los putos callos de Cristo.
  3. Pasadas unas horas de que hayas hervido la cosa esta -Aprovecha para fregar el piso o algo-, escurrir para sacar el zumo Y QUEDARTE '! No seas imbécil de follar a la pica, anormal. Es esto lo que queremos!
  4. Ahora este zumo -leche de avellana, vamos-, lo mezclas con la misma proporción de leche. Y lo cardas a hervir. Qué harto de gastar gas, joder.
  5. Una vez hecho esto hay que vatre 8 huevos y añadir CON PUTO CUENTA la leche que estás pariendo. Carda a él amor, cagon judas,
  6. Llenas moldes con la cosa misma, jode al baño María de la O, ya esperar que cuajen.
  7. Lo haces en la nevera y te lo haces.

Como es algo que lleva bastante trabajo es importante que lo hagas cerca de una ventana, no sea que aparezca un hijo de puta de Guardia Civil con un cierre en el patio de casa y no tiene entere.

Deja tu comentario!