¿Qué debes comer tras sufrir un ataque cardíaco? — Mejor con Salud

Se acento mucho del tipo de nutriente que se debe padecer para mantenerse sano, pero, ¿qué dieta alimenticia tienen que seguir las personas tras sufrir un ataque cardíaco para aprestar otro evento cardíaco? En este artículo te damos algunos consejos sobre cómo debería ser tu nutriente.

El estrés, la mala nutriente y la descuido de alivio influyen de forma directa en la vigor de nuestro corazón. Por eso, tras pasar un infarto, debemos coger nuevos hábitos de vida más saludables como dejar de fumar, hacer control físico suave y cambiar nuestra forma de alimentarnos.

Tras un infarto, el paciente debe respetar las restricciones establecidas por su médico para recuperarse y ayudar un estado saludable.

Ataque cardíaco y hábitos saludables

De acuerdo con las cifras de la Estructura Mundial de la Vigor, en 2012, los decesos relacionados con enfermedades cardiovasculares fueron de más de 17 millones de personas. Además revela que el 80 % de infartos de miocardio o de accidentes cerebrovasculares (ACV) son prevenibles.

Una dieta sana, actividad física regular y el desaseo de hábitos tóxicos son necesarios para evitar episodios que pongan en peligro tu vida. Los siguientes alimentos son los que deberías incluir en tu nutriente luego de sufrir un infarto o para aprestar uno.

¿Cómo debe ser la dieta tras un ataque cardíaco?

Comida en un bol con forma de corazón y un estetoscopio
Tras un infarto de miocardio deben vigilarse muy con atención los factores de peligro como el colesterol, la carbohidrato o la tensión arterial.

Los pacientes que han sufrido un infarto deben tener unos niveles bajos de colesterol y carbohidrato en parentesco, así como la tensión arterial controlada. Esto se consigue con la receta adecuada, el control físico y la dieta.

La nutriente más saludable para estos enfermos es la dieta mediterránea. Ya que es rica en verduras, frutas, cereales integrales y pescado, encima de algunas porciones de carne magra a la plancha. Todo ello preparado con unto de oliva impenetrable extra y poca sal (este condimento se puede sustituir por hierbas aromáticas y especias).

Los lácteos deben ser desnatados, y es aconsejable tomar legumbres dos veces a la semana.

Te puede interesar observar: Primeros auxilios en un ataque cerebrovascular

Qué engullir luego de sufrir un ataque cardíaco

Frutas y verduras

De acuerdo con la Fundación Española del Corazón, una dieta rica en frutas y verduras eleva las concentraciones de potasio y magnesio, las cuales protegen al corazón contra trastornos del ritmo cardíaco. Al mismo tiempo que se reduce la concentración de sodio, relacionado con la presión arterial.

Óleo de oliva impenetrable extra

Aceite de oliva
Este es un ejemplo de alimento cardiosaludable y la almohadilla de la dieta mediterránea.

El unto de oliva tiene importantes beneficios para la vigor. Cuatro cucharadas de unto de oliva diarias, acompañadas de una dieta mediterránea sana y equilibrada disminuyen las posibilidades de sufrir un ataque cardíaco o una apoplejía.

Frutos secos

Los frutos secos son una fuente inusual de nutrientes saludables y poseen una gran cantidad de grasas monoinsaturadas. Las nueces, particularmente, son encima ricas en omega 3, una lubricante polinsaturada directamente vinculada a la vigor del corazón.

Además cuentan con L-arginina (un aminoácido que ayuda a producir óxido nítrico, que a su vez ayuda a regular la presión arterial) y fitosteroles (compuestos vegetales que ayudan a acortar el colesterol bloqueando su impregnación en el intestino).

Todos los tipos de té poseen catequina, un hábitat que ayuda a ayudar una presión arterial saludable, inhibiendo la síntesis de colesterol y previniendo coágulos de parentesco. Adicionalmente posee quercetina, que prosperidad las funcionalidades de los vasos sanguíneos.

Pescado celeste

Beneficios del pescado azul y sus variedades
Al igual que el unto de oliva, el pescado es rico en grasas cardiosaludables que protegerán nuestro corazón.

Tras sufrir un infarto, nuestra dieta debería excluir las grasas saturadas. Sin secuestro, en ningún caso nos podemos olvidar de las insaturadas. Estas las podemos encontrar en los pescados grasos como por ejemplo el salmón, la verdel o la trucha.

Cereales integrales y legumbres

El rescatado, que es la cascara que protege a la semilla del cereal, ayuda a detener la impregnación de azúcares y disminuye el colesterol en la parentesco, de acuerdo con un artículo de la Asociación Española del Corazón.

Por otro banda, las legumbres son una inusual fuente de proteínas de origen vegetal, encima de una excelente selección por su contenido en fibra y minerales.

Lee igualmente: 8 síntomas que te advierten de un ataque cardíaco

¿Qué alimentos están desaconsejados tras sufrir un ataque cardíaco?

Bollería
Cualquier alimento que incluya en su composición colesterol o grasas trans debe ser eliminado de la dieta tras sufrir un infarto de miocardio.

Tras un infarto, el paciente debe seguir una dieta cardiosaludable. Por eso, debe evitar los alimentos que contengan grasas saturadas, trans y colesterol, como pueden ser los lácteos enteros, la mantequilla, las carnes grasas o los azúcares.

Siquiera son aconsejables los embutidos, tanto por contener grasas perjudiciales como una gran cantidad de sodio, pastelería industrial (rica en grasas trans) y alimentos precocinados.

Por postrero, recuerda que es muy importante incorporar, siempre consultando a tu médico, el control moderado a tu rutina. Tras un infarto, la actividad física es una gran aliada para mejorar la vigor de nuestro corazón.

Deja tu comentario!