Menos del 25% de los gerundenses mueren en casa

Menos del 25% de los gerundenses mueren en su casa, y la mayoría lo hacen en el hospital, según los datos del Registro de Mortalidad en Cataluña de 2017, hechos públicos ayer por el Departamento de Salud coincidiendo con la presentación del Observatorio de la Muerte. Esta iniciativa recoge todos los datos relacionados con el lugar y las circunstancias en que mueren las personas en Cataluña para analizarlas y hacer propuestas de mejora sobre el acceso a tratamientos y servicios al final de la vida.

Así, los datos de Salud indican que el año 2017 el 23% de las mujeres de Girona y el 22% de los hombres murieron en su domicilio, superando la media catalana, que es del 19%. Los datos de Girona son muy similares a las de Tarragona y quedan a medio camino de las de Barcelona -donde no llega al 17% – y Lleida, donde el 27% de las mujeres y el 28% de los hombres murió en su casa.

Cada hora mueren siete personas en Cataluña, pero el lugar donde lo hacen depende de la edad, las circunstancias, la renta y también del género.

Las personas de más nivel socioeconómico pasan los últimos días de vida en casa y con el Programa de Atención Domiciliaria y Equipos de Soporte (Pades) más que las que tienen rentas bajas , que lo hacen en residencias sociales y centros sociosanitarios.

A medida que se acerca el momento del fallecimiento hay menos personas en casa y más de la mitad de los fallecimientos en Cataluña ocurren en centros hospitalarios, más hombres que mujeres . En cambio, las catalanas mueren más que los hombres en residencias sociosanitarias. A partir de los 65 años, los hombres pasan más días en casa y en los hospitales, mientras que las mujeres, a residencias y centros sociosanitarios.

En el caso de las comarcas de Girona, la mayoría de los traspasos se produjeron en un centro hospitalario, donde se registraron el 45% de las muertes en mujeres y 54% en hombres . Además, uno de cada cinco hombres de la demarcación murió en una residencia, una proporción que en el caso de las mujeres llega al 28%.

En total, 3.365 personas -3.139 mujeres y 3.226 hombres- murieron en 2017 en Girona. Las causas mayoritarias fueron las enfermedades del sistema circulatorio, los tumores y las patologías respiratorias en el caso de las mujeres, mientras que en los hombres fueron, por este orden, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y las del sistema respiratorio.

Las estadísticas se dieron a conocer ayer durante la presentación del Observatorio de la Muerte, que se encargará de recoger datos y proponer medidas para «garantizar el derecho a una muerte digna », como adelanto a la propuesta de la Generalitat de legalizar la eutanasia, según el Departamento.

El Observatorio, impulsado por la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (Aqua), irá en la la dirección de fomentar «una sociedad que acompaña y respeta los deseos de las personas, con dignidad », según destacó ayer la consejera de Salud, Alba Vergés.

Del Observatorio de la Muerte también se extrae que hombres y mujeres viven un número de años similar en buena salud (66,5 años); por lo tanto, las mujeres viven más años que los hombres pero con mala salud.

De hecho, la esperanza de vida de las mujeres en Cataluña es de 86,2 años y la de los hombres alcanza los 80,7 años.

Los informes también indican que las personas solicitantes del grado del reconocimiento de dependencia tienen una edad avanzada, ya que el 54,6% tiene más de 80 años.

El Observatorio también destaca que, en el 2018, la media de edad de fallecimiento ha incrementado en un 2,9% respecto a la del 2007.

en cuanto a los cuidados paliativos, se estima que aproximadamente un 62% de las defunciones de la población adulta y un 67% de las defunciones en población pediátrica es susceptible de recibir atención paliativa, es decir, unas 40.500 personas adultas y unos 200 niños y adolescentes.

Deja tu comentario!