lo que debes comer – Mejor con Salud

Para hacer una dieta para proteger tus pulmones no tienes que hacer cambios estrictos. Si acertadamente es primordial mejorar la calidad de los alimentos que se consumen, en genérico es seguir un plan de provisiones balanceado, con todos los grupos de nutrientes.

La avituallamiento es uno de los pilares más importantes a la hora de proteger la sanidad de todo el sistema respiratorio. No solo se encarga de blindar el sistema inmunitario para aumentar las defensas, sino que protege los tejidos y promueve su regeneración.

El problema es que muy pocos le prestan atención y siguen consumiendo productos que no son del todo buenos. Esto, sumado a la habilidad de malos hábitos de vida, explica por qué han aumentado los pacientes con enfermedades pulmonares. ¿Cómo mejorar la dieta?

Qué debes ingerir en una dieta para proteger tus pulmones

Con una dieta para proteger tus pulmones puedes obtener interesantes beneficios si tienes alguna afección o dificultad. Aunque no hace yerro estar enfermos para adoptarla, en genérico, incluye recomendaciones para ocultar los síntomas de las infecciones respiratorias o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Es importante tener en cuenta que no es un régimen exacto que se deba implementar tal cual. Simplemente reúne una serie de hábitos alimentarios que pueden complementar la dieta balanceada cuando se presenta alguna enfermedad que afecte a la sanidad pulmonar. ¡Toma nota!

Ácidos grasos omega 3

Los ácidos grasos omega 3 tienen un papel protagónico en la dieta para proteger tus pulmones. Aunque se conocen por su capacidad para mejorar la salud cardiovascular, además inciden de forma positiva sobre los pulmones y conductos respiratorios.

Esta variedad de grasas saludables disminuyen el aventura de cáncer en los pulmones y afecciones crónicas. Por otra parte, activan la segregación de sustancias antiinflamatorias para mejorar la función pulmonar en caso de asma, resfriado o resfriado.

A continuación repasamos algunas de sus fuentes principales:

  • Pescados grasos (salmón, verdel, sardinas, atún, etc.)
  • Frijoles negros
  • Semillas de tejido
  • Frutos secos
  • Óleo de oliva

Nota: El omega 3 además está apto en suplementos. Consulta a tu médico ayer de tomarlo si te encuentras en tratamiento para la hipertensión.

Lee este artículo: ¿Cuál es la diferencia entre asma y EPOC?

Glutamina y arginina

Las enfermedades pulmonares producen una intensa degradación proteica, sobre todo de los aminoácidos glutamina y arginina. Adecuado a esto, frente a cualquier problema respiratorio, es importante incrementar su impregnación mediante suplementos y alimentos.

Como preventivo se pueden añadir en la provisiones como parte de la cantidad diaria de proteínas recomendada. Sin retención, si ya existe alguna patología pulmonar, el aporte debe ser un poco superior para suplir las evacuación. Puedes obtenerlo mediante el consumo de pescados, huevos y lácteos.

Hidratos de carbono

Un 40 o 45 % del total de calorías de la dieta para proteger los pulmones debe corresponder a fuentes de hidratos de carbono. Ahora acertadamente, cerca de aclarar que se deben designar los de tipo complejos, ya que los simples pueden empeorar la inflamación. Las opciones son:

  • Cereales integrales
  • Legumbres
  • Verduras frescas
  • Frutos secos y semillas

Antioxidantes

Desde siempre se ha recomendado añadir abundantes fuentes de antioxidantes en la dieta, ya que son utensilios imprescindibles para disputar contra la obra negativa de los radicales libres. Por supuesto esto es suficiente humanitario para los pulmones, pues son los órganos más vulnerables a los daños de las toxinas y la oxidación.

Los mejores alimentos con antioxidantes son las frutas secas, el grasa de oliva inexplorado  extra y los vegetales. Asimismo, aunque en beocio medida, se pueden obtener de otros ingredientes sanos como los cereales integrales y frutos secos.

No te pierdas: 8 especias que puedes utilizar para sustituir la sal

Sodio moderado

Comer sal para la tensión baja.

El consumo excesivo de sodio está relacionado con varias enfermedades que se derivan de la inflamación. Por esa razón, a la hora de hacer una dieta para proteger los pulmones se debe minimizar al mayor su ingesta. Se pueden sustituir por opciones sanas como las hierbas y especias.

Tanto la sal de mesa como los alimentos procesados ricos en sodio inciden en las complicaciones de las patologías pulmonares. Al causar retención de líquidos y mala circulación, producen una sobrecarga en los pulmones que afecta la capacidad de respiración.

Otras recomendaciones para una dieta para proteger los pulmones

Por otra parte de considerar los consejos dados anteriormente, es bueno conocer otros hábitos que permiten cuidar la sanidad de los pulmones con la dieta. Si el objetivo es tener una respiración de calidad y buena dilatación de los bronquios, ten en cuenta lo posterior:

  • Consume cinco comidas diarias (tres principales y dos meriendas).
  • Limita el consumo de comida procesada y alimentos enlatados.
  • Evita los refrescos azucarados, golosinas y energizantes.
  • Calma el escasez con meriendas sanas como frutos secos, yogur natural o licuados de frutas y vegetales.
  • Ingiere un “extra” de vitamina C aumentando el consumo de cítricos.

Finalmente, no olvides complementar estos consejos de dieta con la habilidad regular de gimnasia físico y el consumo de agua. Los dos hábitos fortalecen las vías respiratorias y ayudan a desintoxicar los pulmones cuando están saturados.

Deja tu comentario!