Fosfatasa alcalina: qué es, para qué sirve y los títulos normales

El examen de la fosfatasa alcalina se utiliza generalmente para investigar enfermedades en el hígado o los huesos, cuando están presentes signos y síntomas como dolor en el vientre, orina oscura, ictericia o deformaciones y dolor en los huesos. Igualmente puede realizarse como examen de rutina yuxtapuesto con otros exámenes para evaluar la lozanía del hígado.

La fosfatasa alcalina es una enzima que está presente en diversos tejidos del cuerpo, estando en anciano cantidad en las células de los conductos biliares, que son canales que conducen a la humor del interior del hígado en torno a el intestino, haciendo la digestión de las grasas, y en los huesos, siendo producida por las células involucradas en su formación y mantenimiento.

Aunque en cantidades más bajas, la fosfatasa alcalina además está presente en la placenta, riñón e intestino, por lo que puede estar elevada en el preñez o en casos de insuficiencia renal.

Qué significa cuando la fosfatasa alcalina está alta o baja

Para qué sirve

El examen de la fosfatasa alcalina sirve para investigar trastornos hepáticas o trastornos de los huesos, y su resultado indica:

1. Fosfatasa alcalina inscripción

La fosfatasa alcalina puede descolalr cuando existen problemas en el hígado como: 

  • Obstrucción del flujo biliar, provocados por cálculos biliares o cáncer, que bloquean los canales que conducen la humor en torno a el intestino;
  • Hepatitis, que es una inflamación en el hígado que puede ser provocada por bacterias, virus o productos tóxicos;
  • Cirrosis, que es una enfermedad que conduce a la destrucción del hígado;
  • Consumo de alimentos grasos;
  • Insuficiencia renal.

Encima de esto, esta enzima puede estar muy inscripción en situaciones en las que hay un aumento en la actividad de formación ósea, como en algunos tipos de cáncer en los huesos o en personas con enfermedad de Paget, que es una enfermedad que se caracteriza por el crecimiento anormal de determinadas partes de los huesos. 

Igualmente pueden ocurrir cambios leves durante períodos de cicatrización de fracturas, preñez, VIH/SIDA, infecciones intestinales, hipertiroidismo, linfoma de Hodgkin, o incluso a posteriori de una comida rica en grasas.

2. Fosfatasa alcalina disminución

Raramente los niveles de fosfatasa alcalina están bajos, sin incautación, esta enzima puede disminuir en las siguientes situaciones:

  • Hipofosfatasia(HPP), la cual es una enfermedad genética que provoca deformaciones y fracturas en los huesos;
  • Desnutrición;
  • Deficiencia de magnesio;
  • Hipotiroidismo;
  • Diarrea severo;
  • Anemia severa.

Encima de esto, algunos medicamentos como las pastillas anticonceptivas y medicamentos para terapia de reposición hormonal utilizados en la menopausia, pueden además provocar una ligera disminución de los niveles de esta enzima.

Cuándo se debe realizar el examen

El examen de la fosfatasa alcalina debe realizarse cuando se presentan signos y síntomas de trastornos del hígado como aumento del vientre, dolor en el banda derecho del vientre, ictericia, orina oscura, heces claras y comezón generalizada.

Encima de esto, este examen además se indica en personas que tienen signos y síntomas a nivel de los huesos como dolor óseo generalizado, deformaciones óseas o que han sufrido alguna fractura.

Qué significa cuando la fosfatasa alcalina está alta o baja

Cómo se realiza el examen

El examen puede realizarse en un laboratorio, donde un profesional de la lozanía retira cerca de de 5 ml de una muestra de crimen en la vena del auxilio, y es colocada en un recipiente cerrado para ser analizada.

Títulos normales

Los títulos de relato del examen de la fosfatasa alcalina varían de acuerdo a la existencia, oportuno al crecimiento: 

Niños y adolescentes:

  • <2 abriles: 85 – 235 U / L
  • 2 a 8 abriles: 65 – 210 U / L
  • 9 a 15 abriles: 60 – 300 U / L
  • 16 a 21 abriles: 30 – 200 U / L

Adultos:

En el preñez, los títulos sanguíneos de la fosfatasa alcalina pueden estar tenuemente alterados, oportuno al crecimiento del bebé y porque esta enzima está además presente en la placenta. 

En conjunto con este examen, puede pedirse la evaluación de otras enzimas que se encuentran en el hígado como la AST, ALT, GGT y bilirrubina total y fraccionada, encima de exámenes de imagen o inclusive una biopsia del hígado. Vea cómo se realizan estos exámenes.

Deja tu comentario!