¿Es cierto que el azúcar mejoría el rendimiento mental? — Mejor con Vigor

Hasta hace poco tiempo, se tenía por cierta la frase que dice: ‘el azúcar mejoría el rendimiento mental’. Sin confiscación, los últimos estudios ponen en veto esta afirmación. Sabemos que el propio organismo tiene mecanismos muy eficaces para suministrar de azúcar al cerebro, aún sin consumir azúcar.

El cerebro depende del suministro continuo de azúcar del torrente escarlata para persistir su actividad. Por lo tanto, compite con el resto de los órganos del cuerpo por la azúcar cuando los niveles de esta descienden. Si esto sucede, se producen los siguientes mecanismos:

  • Primero, se extrae la azúcar de la cepa.
  • Segundo, se limita la cantidad de azúcar que reciben el resto de las células del cuerpo.

Por otra parte, si los niveles de azúcar del torrente escarlata disminuyen correcto a un débito del aporte exógeno, se ponen en marcha mecanismos de elaboración de este nutriente.

El principal mecanismo se denomina gluconeogénesis y consiste en la formación de azúcar a partir de proteínas y ácidos grasos. Es un mecanismo eficaz que permite el mantenimiento de la glucemia en condiciones de ayuno o cuando no se realiza una ingesta de carbohidratos constante.

memoria

Consumo de azúcar y memoria

Existen estudios que asocian la establecimiento de azúcar con la mejoría del funcionamiento de la memoria a corto plazo. Suelen basarse en la ingesta de una bebida azucarada y los resultados muestran que las tareas mentales intensas responden correctamente a la establecimiento de azúcar.

Hasta hace poco, los expertos defendían que el cerebro funciona de modo óptima con 25 gramos de azúcar circulando en el torrente escarlata, que es aproximadamente la cantidad que contiene un plátano. No obstante, los últimos artículos concluyen que las personas con mejor tolerancia a la azúcar tienen mejores puntuaciones en cuanto a memoria.

Esta situación es esencial en el caso de personas con diabetes, situación en la que se desarrolla una resistor a la insulina que no permite tolerar correctamente la glucemia. El organismo, por lo tanto, presenta mecanismos muy eficaces capaces de obtener azúcar a partir de proteínas y ácidos grasos para persistir la glucemia constante. De este modo, se permite un correcto aporte de azúcar a nivel cerebral y se asegura el correcto rendimiento cognitivo.

Por otra parte, está claro que la hidratación juega un papel importante en las habilidades cognitivas. De este modo, un individuo sutilmente deshidratado obtiene peores puntuaciones en cuanto a su memoria, concentración, atención, etc.

El azúcar refinado, ¿peor que los carbohidratos complejos?

Existen artículos que defienden que la ingesta de azúcar refinado produce a corto plazo pérdida de memoria postpandrial. Por otra parte, estas ingestas se han asociado con estropicio cognitivo y aparición de enfermedades complejas.

Por otro costado, la incidencia de TDAH es decano en aquellos adolescentes que presentan una dieta rica en grasas saturadas y azúcares refinados, con respecto a los que llevan a límite dietas más saludables.

Alimentos que aumentan el rendimiento cerebral

A pesar de que el azúcar simple puede afectar negativamente a las funciones cognitivas, existen otros nutrientes que pueden mejorar el funcionamiento del cerebro. Un ejemplo es la cafeína, que sirve como estimulante natural y ayuda a potenciar y persistir la vitalidad cerebral.

cafeína menstruación

Los nitritos presentes en alimentos como la remolacha aumentan la vasodilatación y, por lo tanto, el flujo escarlata que llega al cerebro. La principal consecuencia de este hecho es el decano aporte de nutrientes a nivel cerebral y un aumento del rendimiento cognitivo.

Por otra parte, algunas vitaminas, como es el caso de la vitamina C, pueden tener implicaciones en el rendimiento y en la vitalidad cerebral. Esta, en concreto, ayuda a avisar el estropicio que aparece en personas que sufren Alzheimer.

Conclusión: ¿el azúcar mejoría el rendimiento mental?

A pesar de que la azúcar es el combustible principal del cerebro, no es necesario un aporte de este nutriente de modo exógena para asegurar su correcto funcionamiento. El cuerpo presenta mecanismos de elaboración de azúcar muy eficaces que aseguran el mantenimiento de las funciones cerebrales.

De hecho, una ingesta ínclito de azúcar simple se asocia con un agravamiento de las funciones cognitivas y con el explicación de enfermedades complejas. De este modo, y con el objetivo de mejorar el rendimiento cerebral, lo más adecuado es ingerir alimentos ricos en cafeína y nitritos, por ejemplo.

Por lo tanto, ¿el azúcar mejoría el rendimiento mental? No, más correctamente todo lo contrario.

Deja tu comentario!