El hospital de Bellvitge avanza en 25 minutos el tratamiento urgente de ictus

El Hospital Universitario de Bellvitge ha conseguido reducir el tiempo para la administración de tratamientos urgentes del ictus y adelantarla entre 20 y 25 minutos gracias a un sistema de diagnóstico rápido que aplican de forma sistemática en el Servicio de Urgencias desde hace cuatro años. El sistema «point of care» consiste en el análisis de una mínima gota de sangre que permite conocer el estado de coagulación de los pacientes con sospecha de un ictus y los neurólogos obtienen el resultado en sólo 15 segundos. Antes, con el sistema de extracción sanguínea convencional, tardaban 40 minutos, ya que había que procesar la muestra, enviarla al laboratorio y esperar la respuesta. La nueva tecnología permite salvar hasta 38 millones de neuronas de un paciente que haya sufrido una obstrucción de una arteria cerebral.

La atención urgente ante un ictus es clave. Cuando se sufre un ictus, mueren dos millones de neuronas cada minuto. Por ello, la rapidez en la respuesta determina, en buena parte, el grado de discapacidad que puede causar la enfermedad. El ictus afecta al cerebro y puede comprometer las funciones cognitivas, motoras y sensitivas.

El hospital de Bellvitge, uno de los centros con mayor volumen de pacientes con ictus de Cataluña, fue uno de los primeros en incorporar la tecnología «point of care» -diagnóstico rápido a la cabecera del paciente- en el tratamiento del ictus, con el objetivo de salvar el mayor número posible de neuronas. Otros hospitales han ido incorporando el análisis diagnóstico inmediato o lo están haciendo.

Cuando un paciente con ictus llega al hospital, una parte de las neuronas cerebrales ya están dañadas de forma irreversible, pero una buena parte de las neuronas del área afectada son viables durante unos pocos minutos y se pueden salvar si se aplican los tratamientos oportunos. Conocer, tras la realización de un TAC, el estado de coagulación del paciente permite administrar de forma precoz los tratamientos para abrir las arterias taponadas y disolver el trombo ya sea con fármacos (trombolisis) o con dispositivos mecánicos (cateterismos con trombectomia) y se obtienen mejores resultados en muchos casos. En la mayoría de pacientes, la causa del ictus es una oclusión arterial por un coágulo sanguíneo.

El coordinador de la Unidad de Neurovascular del hospital de Bellvitge, el doctor Pere Cardona, destaca las ventajas del nuevo sistema: «La rapidez en la obtención de los resultados y su lectura casi instantánea es clave para actuar de forma precoz en caso de alteración de la coagulación de la sangre ».

En los últimos cuatro años, el Servicio de Urgencias de Bellvitge ha atendido más de 3.500 casos de ictus y este sistema de diagnóstico ha supuesto un ahorro de 88.000 minutos de espera a urgencias por parte de los pacientes para ser diagnosticados.

Los sistemas de diagnóstico rápido "point of care» se utilizan de forma habitual en diferentes patologías, como la diabetes para controlar los niveles de azúcar, pero introducirlos de manera sistemática en un Servicio de Urgencias resultó un reto. «Estamos muy satisfechos de los resultados», subraya el doctor Cardona.

Deja tu comentario!