Descubre los increíbles beneficios del albaricoque

El albérchigo es una fruta que destaca, sobre todo, por su detención contenido en antioxidantes. Por este motivo, se la considera una fruta para ayudar la belleza y la nubilidad, así como para llenarnos de energía en pocos bocados.

Descubre en este artículo todas las propiedades de esta fruta, así como algunas aplicaciones y curiosidades. Todavía compartimos las diferentes maneras que tenemos de consumirla: al natural, en compota, en mermelada o deshidratada. 

El albérchigo

El albérchigo o damasco (Prunus armeniaca) es una fruta originaria de China que hoy en día se produce de guisa mayoritaria en Turquía. Entre sus excelentes títulos nutricionales destacan los beta-carotenos o vitamina A (pigmentos anaranjados), y minerales como el hierro o el potasio. Todavía es muy rico en azúcares y fibra.

Recomendamos consumir siempre albaricoques ecológicos, ya que suelen contener muchos pesticidas y otras sustancias químicas en su peladura. En cambio, si es fruta orgánica sí que podemos comerla sin problemas, ya que es rica en nutrientes.

Lee asimismo: El albaricoque, una fruta dulce y sana

El pueblo de los hunza

Los hunza son un pueblo muy popular del Himalaya cuyos indígenas son famosos por su persistencia y calidad de vida. Su víveres, que es vegetariana, incluye en un oficio muy peculiar el albérchigo, tanto fresco como seco. No obstante, hay que destacar que en su buena sanidad asimismo son decisivos factores como la desidia de estrés y de contaminación.

Esta fruta se consume, por lo tanto, durante todo el año. Es habitual que las familias tengan sus propios albaricoqueros, que son señal de gran riqueza. Por otra parte de yantar la fruta, de su semilla se extrae un grasa muy preciado que se usa para cocinar, para las lámparas y para el cuidado de la piel.

albaricoque

Beneficios para la sanidad

El albérchigo tiene los siguientes beneficios para la sanidad:

  • Gracias a su riqueza en beta-carotenos, esta fruta tiene un detención poder antioxidante. De este modo, podemos advertir el envejecimiento celular que nos provocan los radicales libres.
  • Los antioxidantes asimismo son la mejor guisa de advertir las enfermedades degenerativas.
  • Tiene pertenencias antiinflamatorios que pueden ayudar a dominar muchas molestias y dolores.
  • Previene muchas enfermedades de la horizonte, como por ejemplo la degeneración de la retina, la ceguera nocturna o la pérdida de visión.
  • Su detención contenido en hierro, en peculiar en los albaricoques deshidratados, lo convierten en un excelente remedio para la anemia ferropénica.
  • Contienen potasio, por lo que combaten la retención de líquidos que nos causa hinchazón y enemas en el cuerpo. Al mismo tiempo, reducen la hipertensión arterial.
  • Favorecen una buena marcha intestinal y previenen el constipado.
  • Gracias a su contenido en azúcares y fibra, son una alternativa saludable para evitar el antojo por yantar dulces. Con 3 albaricoques conseguiremos calmar el deseo.
  • Reducen la tendencia a sufrir calambres en las piernas.
  • Equilibran el sistema nervioso y calman estados de estrés y ansiedad.
  • Regulan los niveles altos de colesterol en crimen.

Otros usos

albaricoque deshidratado

Por otra parte de sus propiedades para la sanidad, de esta fruta destacan otros usos y aplicaciones:

  • El grasa de albérchigo es muy filántropo para la piel, de guisa similar al aceite de almendra.
  • La semilla de esta fruta es muy rica en vitamina A. Gracias a este antioxidante se utiliza en el tratamiento de algunos trastornos oculares o intestinales, así como ingrediente en numerosos cosméticos naturales.
  • Con la almendra del albérchigo se elabora un distinguido agua italiano conocido como amaretto.

No obstante, debemos destacar que la almendra del albérchigo tiene componentes tóxicos, por lo que no se puede consumir. Por otro banda, siempre debemos comernos los albaricoques proporcionadamente maduros para evitar una indigestión.

Ver asimismo: Un regalo de la naturaleza: el aceite de albaricoque

¿Cómo lo comemos?

  • Al natural: El albérchigo es sabroso y realizable de yantar en cualquier momento y en cualquier oficio. No obstante, asimismo podemos añadirlo a nuestros batidos habituales para darle su característico y delicioso sabor dulce y un poco ácido.
  • En compota o mermelada: Podemos cocer los albaricoques con un poco de agua y azúcar para obtener una deliciosa compota o mermelada con la que adjuntar tostadas, yogures y bizcochos.
  • Albaricoques deshidratados: Los albaricoques deshidratados, asimismo conocidos como orejones, son un superalimento rico en nutrientes, azúcares y fibra. Aportan mucha energía, por lo que son ideales para niños, deportistas, etc. Las personas con sobrepeso deben moderar su consumo.