descubre de qué trata y cuáles son sus beneficios

Si quieres adelgazar de una guisa saludable, cambiar tu estilo de vida, estar más musculoso y repleto de energía durante cada una de las actividades que realices en tu rutina diaria, te invitamos a que descubras de qué se comercio la popular dieta paleolítica.

Puede que ya estés cansado de toparte en Internet con supuestas dietas milagrosas que prometen ayudarte a adelgazar, pero la efectividad es que han resultado ser un fracaso.

Es momento de que conozcas en qué consiste este método dietético tan recomendado por los especialistas de la ingestión.

¿Qué es la dieta paleolítica?

La dieta paleolítica tiene el objetivo de trasladarnos a nuestros orígenes primitivos. Exactamente hace 2,85 millones de abriles. Este método imita la nutriente que llevaban los hombres en el periodo que se conoce como Antigüedad de Piedra.

Durante la era paleolítica la nutriente de los hombres primitivos estaba sustentada por una variedad de frutos, tubérculos, vegetales, carnes y otras comidas que les brindaban los nutrientes necesarios para su organismo.

Nuestra genética flagrante es muy similar a la que poseían nuestros ancestros. Sin retención, los tiempos modernos han causado que las comidas que consumimos estén llenas de alimentos procesados, refinados, que contienen muchas grasas trans y azúcares.

Se cree que estos productos tienen influencia en que desarrollemos enfermedades degenerativas, autoinmunes y crónicas, como las siguientes:

  • Diabetes,
  • Cáncer,
  • Problemas cardiovasculares,
  • Alzheimer,
  • Mal de Parkinson,
  • Obesidad,
  • Infertilidad,
  • Depresión.

Ver además: ¿Qué variedad de alimentos deben tener las dietas?

¿Cuáles son los alimentos que debo manducar?

En líneas generales, los alimentos que conforman la dieta paleolítica son los siguientes:

Proteínas magras

Las proteínas magras son esenciales en esta dieta, pues preservan nuestros músculos fuertes, huesos sanos, favorece a nuestra función inmune y nos ayudan a adelgazar, adecuado a que nos dan una sensación de saciedad que previene nuestras ansias entre comidas.

Entre las proteínas magras se encuentra la carne de los animales de caza o criados en autonomía y alimentados con pasto.

Si no puedes ceder a esta primera opción, además puedes usar la carne convencional, de los animales alimentados con granos. No obstante, debes averiguar los cortes más magros, que son los menos grasosos.

Pescados y mariscos

Preferiblemente pescados salvajes, que no hayan sido criados en piscifactoría. Encima de ser uno de los alimentos con la veterano cantidad de proteínas magras, es una fuente considerable de nutrientes fundamentales como los ácidos grasos omega 3.

Huevos

Tienen que provenir de aves silvestres que hayan comido pasto e insectos durante toda su vida, o que cuenten con un sello de producción ecológica. Si no quieres perjudicar a tu colesterol, consume la clara del huevo unicamente.

Frutas y verduras

Estas son ricas en vitaminas, antioxidantes, minerales y fitonutrientes que nos ayudan a alertar un pericón de enfermedades. Lo ideal es que sean productos ecológicos.

Grasas saludables

Tienes múltiples opciones como el grasa de coco orgánico no refinado, mantequilla clarificada con bajo o cero nivel de lactosa, aguacates, grasa de palma no refinado, entre otros.

Te ayudarán a tener un buen nivel de azúcar en la crimen, un buen balanceo hormonal y vitaminas A,D,E y K. Los frutos secos y las semillas además son necesarios para admitir a sitio esta dieta.

Dile no a estos alimentos

Si decidiste aplicar la dieta paleolítica, lo mejor es que evites los siguientes productos:

  • Los alimentos que contenga gluten, pues son pobres en minerales y vitaminas.
  • Granos y cereales.
  • Legumbres.
  • Azúcar refinada y edulcorantes artificiales.
  • Aceites y grasas vegetales refinadas.
  • Productos lácteos pasteurizados.
  • Grasas hidrogenadas.
  • Grasas químicamente alteradas.
  • Aderezos como mayonesas y salsa de tomate con azúcar añadida, conservantes, químicos e ingredientes genéticamente alterados.
  • Todo tipo de productos con azúcar añadida.
  • Carnes y pollos procesados con hormonas, antibióticos y omega-6.
  • Jugos en polvo que contienen colorantes e ingredientes artificiales.
  • Comida rápida.
  • Bebidas alcohólicas.

Te puede interesar: 7 razones para incluir zumo de remolacha en la dieta

Beneficios de la dieta paleolítica

Fibra en frutas y vegetales.

El Centro Franquista para la Información Biotecnológica (NCBI, por sus siglas en inglés) realizó diversos estudios sobre los beneficios que trae la dieta paleolítica en diversos escenarios:

Mejorar el control glucémico y diferentes factores de peligro cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 2. Igualmente beneficia los procesos metabólicos y fisiológicos.

Aunado a esto, este régimen de la era primitiva trae otros beneficios para tu lozanía:

  • Cuentas con un mejor estado de actitud.
  • Tendrás más energía.
  • Evita las enfermedades autoinmunes y cardiovasculares.
  • Pierdes peso o te mantienes en él, dependiendo de tus micción.
  • Te sentirás saciado.
  • Mejorará tus hábitos de refrigerio.
  • Reduce las inflamaciones en caudillo.
  • Alivio el estado de tu piel.

La próxima vez que vayas al supermercado, no te olvides de estudiar de guisa detallada y cuidadosa la nómina de ingredientes de los productos que vayas a obtener. Incluso de aquellos que estén marcados como alimentos saludables.

De esta guisa podrás memorizar si estos alimentos cumplen con las pautas que te hemos explicado. La dieta paleolítica es una alternativa saludable que ha tomado muchos seguidores.

Sin retención, recuerda que ayer de cambiar tus hábitos alimentarios debes consultar con un doble en ingestión. Así, te asegurarás de que el proceso de cambio en tu cuerpo sea el adecuado.