Crece un 80% en seis años la actividad en urgencias de la Cerdanya

La actividad al servicio de Urgencias del hospital de Cerdanya no para de crecer, hasta el punto que las estadísticas actuales prácticamente doblan las del antiguo hospital de Puigcerdà, situado en la plaza Santa María, que dio el relevo al nuevo transfronterizo en 2014. la dirección del hospital ha aprobado recientemente una memoria de actividad del año 2018 que sitúa los servicios ofrecidos en las instalaciones de urgencias en 28.849, una cifra que supone un aumento del 7,8% respecto a las 26.761 personas atendidas el año anterior.

Si bien la actividad en Urgencias del hospital de la Cerdanya se había estabilizado hace dos años en torno a los 27.000 servicios, en el último ejercicio la estadística ha vuelto a repuntar. Así, si el año 2016 los profesionales de Urgencias ofrecieron 26.829 servicios, el año siguiente la cifra prácticamente se repitió con los 26.761 registrados al cierre del ejercicio 2017. El aumento registrado en 2018, sin embargo, ya tener un precedente en el paso del año 2015 al 2016, cuando el servicio repuntó con un aumento de 2.832 usuarios, al pasar de los 23.997 a 26.829. Aquellas cifras de los primeros años de funcionamiento del hospital transfronterizo ya denotaban un salto cuantitativo en los servicios de urgencias prestados, con un aumento del 20% entre los años 2015 y 2018.

pero las cifras denotan el gran cambio que ha vivido el servicio en la Cerdanya cuando se comparan con las estadísticas del antiguo hospital. Según la memoria del año 2012, el penúltimo con el servicio médico exclusivamente para los vecinos de la Baja Cerdaña establece un volumen de 16.054 servicios en Urgencias, lo que evidencia un incremento del 79,69% respecto a los 28.849 actuales. Entre las razones de este incremento hay tres motivos principales.

Por un lado, el redimensionamiento del público objetivo del hospital, encarado desde 2014 a los 50 municipios de la Baja y la Alta Cerdaña y el Capcir, en vez de los antiguos 17 de la Baja Cerdaña. Esto conlleva una población de cerca de 32.000 habitantes en vez de los cerca de 19.000 del cerdanos del sur.

La otra razón es el hábito tradicional de los vecinos de Puigcerdà y de su entorno más inmediato de acudir al servicio de urgencias del hospital cuando sufren una patología que en cualquier otro municipio derivarían inicialmente en el centro de atención primaria. El hecho de que antiguamente el CAP y el hospital estuvieran juntos ha consolidado la costumbre.

La tercera clave de las cifras es el uso que hacen los turistas y los segundos residentes.

Deja tu comentario!