Cirugía para la fimosis – Cuáles son los riesgos y cómo es la recuperación

La circuncisión es la cirugía indicada para tratar la fimosis donde se retira el exceso de piel que recubre el bálano del pene, facilitando su exposición, con la finalidad de mejorar su higiene íntima y el rendimiento sexual. Es indicada cuando otros tratamientos como el uso de pomadas con corticosteroides o la realización de ejercicios para retraer el prepucio no resuelven el problema. 

Esta cirugía se realiza con inconsciencia genérico o específico y es un método seguro y simple, siendo comúnmente indicado en el caso de los niños entre los 7 y 10 abriles de momento, pero además se puede realizar en la adolescencia, aunque la recuperación puede ser más dolorosa.

La Circuncisión además llamamiento Postectomía, es hecha por un urólogo en los adultos, o un cirujano pediátrico cuando se realiza en la infancia. Luego de la asesinato del prepucio, el cirujano coloca puntos en la región para que la recuperación sea más rápida y para evitar infecciones a futuro.

Qué es la Circuncisión y para qué sirve
Qué es la Circuncisión y para qué sirve

Beneficios de la circuncisión

Al retirar el exceso de piel que recubre el pene proporciona varios beneficios para la vitalidad como solucionar la higiene íntima, retirando completamente el esmegma que es una secreción que se acumula entre la piel y el bálano, disminuyendo el peligro de infecciones en esta región como las infecciones urinarias y las enfermedades de transmisión sexual como el VPH y el VIH, sin retención, esta cirugía no quita la carencia de utilizar preservativo en todas las relaciones sexuales para estar completamente protegido contra las ETS.

Posibles riesgos de esta cirugía

Esta cirugía, cuando se realiza en un circunstancia hospitalario, tiene pocos riesgos para la vitalidad siendo acertadamente tolerada y de rápida recuperación. Sin retención, aunque es raro, pueden surgir complicaciones como sangría, infección, estrechamiento del meato uretral, el retiro excesivo o insuficiente del prepucio y desproporcionalidad prepucial, con posible carencia de nueva cirugía.

Cómo es la recuperación

La recuperación de la cirugía de circuncisión es relativamente rápida y en unos 10 días ya no hay dolor o sangría, pero hasta el 8º día puede deber una pequeña incomodidad y sangría resultantes de las erecciones que pueden ocurrir durante el sueño y es por eso que se recomienda realizar esta cirugía durante la infancia, por ser una situación más casquivana de controlar.

Luego de la cirugía el médico puede asesorar el cambio del vendaje a la mañana ulterior, retirando la venda con cuidado y lavando la región con agua y lisonja, con cuidado para que no ocurra sangría. Al final, se debe aplicar la pomada anestésica recomendada por el médico y cubrir con una venda desinfectado, de modo que la herida se mantenga siempre sequía. Los puntos normalmente se retiran al 8º día.

Para recuperarse mas rápido de una circuncisión se recomienda:

  • Evitar esfuerzos durante los primeros 3 días, debiendo mantenerse de reposo;
  • Colocar una bolsa de hielo en la región para disminuir la inflamación;
  • Tomar correctamente los analgésicos prescritos por el médico;
  • No tener relaciones sexuales durante al menos 1 mes a posteriori de la cirugía.

Luego de este período de reposo y cuidados, el hombre puede observar el resultado final de la cirugía, con maduro facilidad para demostrar su bálano.

Deja tu comentario!