Bichectomía: Qué es, Cómo se realiza y su recuperación

La cirugía plástica para afinar el rostro, incluso conocida como bichectomía, remueve pequeñas bolsas de tocino acumulada en los dos lados del rostro, dejando las mejillas menos voluminosas, realzando los pómulos y afinando el rostro.

Normalmente, la cirugía para afinar el rostro se realiza bajo anestésico almacén y los cortes se hacen en el interior de la boca, de menos de 5 mm, por lo que no deja una cicatriz visible en la cara. Esta intervención quirúrgica dura entre 30 a 40 minutos, pudiendo ser hecha en algunas clínicas estéticas.

Luego de la cirugía es global que el rostro quede hinchado durante los primeros 3 a 7 días, pero el resultado de la cirugía normalmente, se observa cerca de del 1 mes luego de la intervención.

Ayer y luego de la cirugía

Antes de la cirugía

Ayer de la cirugía

Después de la cirugía

Luego de la cirugía

Cómo se realiza la cirugía

La bichectomía es sobrado rápida y obediente, pudiendo vestir a angla en el consultorio del médico con anestésico genérico. Durante el procedimiento, el médico hace un pequeño  corte, de cerca de 5 mm en el interior de la mejilla, división por donde se remueve el exceso de tocino que está acumulada. Luego, cierra el corte con 2 o 3 puntos, dando por terminada la cirugía.

Luego del retiro de tocino, los tejidos del rostro quedan inflamados, dejando el rostro sutilmente hinchado, lo que puede durar hasta 3 meses. Sin bloqueo, existen algunos cuidados que ayudan a acelerar la recuperación, permitiendo observar el resultado más pronto.

Cuidados para acelerar la recuperación

La recuperación de la cirugía para afinar el rostro dura, en la mayoría de los casos, cerca de 1 mes y es poco dolorosa, siendo que durante este período el médico puede prescribir la ingestión de antiinflamatorios, como Ibuprofeno o Diclofenaco, para aminorar la hinchazón del rostro y analgésicos, como Paracetamol, para evitar el surgimiento de dolor.

Por otra parte, durante la recuperación es importante otros cuidados como:

  • Aplicar compresas heladas en el rostro 3 a 4 veces por día durante 1 semana;
  • Tenderse con la colchoneta de la cama levantada hasta que la hinchazón del rostro desaparezca;
  • Aceptar una dieta pastosa durante los primeros 10 días para evitar que las heridas se abran.

Sin bloqueo, es posible retornar a trabajar al día sucesivo de la cirugía, siendo que el único cuidado singular que se debe tener es evitar la exposición solar prolongada así como hacer esfuerzos físicos, como pasar o asentar objetos muy pesados, por ejemplo.

Posibles riesgos de la cirugía

Los riesgos y complicaciones de la cirugía para afinar el rostro son raros, sin bloqueo, es posible que suceda:

  • Infección de división de la cirugía: es un peligro que está asociado a todos los tipos de cirugía conveniente al corte producido en la piel, pero que normalmente se evita con el uso de antibióticos directamente en la vena ayer y durante la cirugía;
  • Parálisis facial: puede surgir en caso de que haya un corte accidental de algún nervadura facial;
  • Reducción en la producción de saliva: es más global en cirugía más complicadas en las que puede suceder esguince de las glándulas salivares al retirar el exceso de tocino.

De esta forma, la cirugía para afinar el rostro, generalmente sólo está indicada en casos en que el convexidad producido por las bolsas de tocino es excesivo.

A veces, puede parecer que el rostro no es tan delgado como se esperaba, conveniente al tipo de cara, la cual puede ser redonda u ovalada por ejemplo, y no parecer tan delgado y afinado como se esperaba.

Deja tu comentario!