Artrosis en la rodilla: Qué es, síntomas y tratamiento

La artrosis en la rodilla es un tipo de desgaste severo de esta articulación que produce signos y síntomas como:

  1. Dolor en la rodilla luego de realizar esfuerzos y perfeccionamiento con el reposo: en una período avanzadilla, el dolor puede impedir al individuo amodorrarse por la indeterminación;
  2. Rigidez al levantarse de la cama por la mañana o luego de largos períodos de reposo: generalmente, pasa luego de 30 minutos o cuando comienza las actividades normales del día;
  3. Presencia de chasquidos al moverse o crepitaciones;
  4. Hinchazón y calor: generalmente en la período inflamatoria;
  5. Sensación de aumento de tamaño de la rodilla: oportuno al crecimiento de los huesos cerca de de la rodilla;
  6. Movimientos más limitados: especialmente al extender la rodilla totalmente;
  7. Dificultad para apoyar la pierna en el suelo;
  8. Músculos de la cadera débiles y más atrofiados;
  9. En estos casos es muy popular que las dos rodillas estén afectadas, pero sus síntomas pueden ser diferentes de en cada una, esto oportuno al graduación de desgaste de cada articulación.

Con el paso del tiempo, esta patología de la rodilla empeora y comienzan a surgir síntomas como deformidades de la articulación y mucho dolor, haciendo que el paciente tenga dificultad para caminar y maduro tendencia a cojear.

Cómo identificar y tratar la artrosis en la rodilla

Qué puede producir esta sobresalto

Las principales causas de artrosis en la rodilla pueden ser:

  • Desgaste natural de la articulación, la cual ocurre oportuno a la tiempo;
  • Estar por encima del peso ideal;
  • Traumatismo directo, como caídas sobre las rodillas, por ejemplo;
  • Enfermedad inflamatoria asociada al uso indebido de la articulación. 

Este problema afecta principalmente a personas con más de 45 abriles, sin confiscación si el individuo estuviera muy por en lo alto de su peso ideal o tuviera algunos de estos factores de peligro, por ejemplo, puede desarrollar una artrosis aunque sea zagal, cerca de de los 30 abriles de tiempo.

Personas con artrosis en la rodilla pueden reparar más dolor durante el invierno y el dolor puede surgir cuando el tiempo cambia y es temporada de afluencia.

Cuál es el tratamiento

El tratamiento para la artrosis en la rodilla puede ser realizado con medicamentos analgésicos, antiinflamatorios y suplementos alimenticios que ayudan a la restauración de la articulación. Encima, es importante realizar sesiones de fisioterapia y, en los casos más graves, puede recurrirse a la infiltración con corticoides o incluso a una cirugía, la cual puede ser una artroscopia, por ejemplo. 

Ejercicios para la artrosis

Algunos ejemplos de ejercicios para la artrosis en la rodilla son el estiramiento de los músculos de las piernas, que pueden ser hechos por el propio paciente o con ayuda de un fisioterapeuta, y trastear en bici. Pero, es importante que sea el fisioterapeuta quien paute estos ejercicios, ya que cuando son realizados de forma incorrecta o cuando la articulación aún se encuentra muy adolorida, pueden agravar la patología.

Fisioterapia

La fisioterapia para la artrosis en la rodilla debe realizarse preferentemente todos los días, en los momentos de maduro dolor. El fisioterapeuta deberá evaluar la articulación y pautar el mejor entrenamiento, respetando las limitaciones del individuo. En las sesiones pueden realizarse ejercicios de estiramiento muscular y de fortalecimiento.

Cirugía 

La cirugía está indicada cuando la persona no presenta mejoría de los síntomas, continuando con dolor, dificultad para subir y descabalgar escaleras, incluso luego de meses de tratamiento convencional, con medicamentos, corticoides y fisioterapia.

La operación puede realizarse retirando la articulación y colocando una prótesis. Posteriormente, la persona generalmente se recupera por completo. Sin confiscación, es necesario realizar sesiones de fisioterapia para acelerar la recuperación. 

Tratamiento natural

Un buen tratamiento natural para la artrosis en la rodilla es utilizar el cataplasma de linaza templado sobre la articulación, al final del día. Hilván una bolsita con un paño honrado y delgado con 3 cucharadas de semillas de linaza y calentar en el microondas por 1 o 2 minutos hasta que quede tibia. Posteriormente, aplique en las rodillas de 10 a 15 minutos.

Deja tu comentario!