5 razones por las que es mejor tener sexo con luz

Tener sexo con luz o sin es una cuestión que más allá del simple clic de un interruptor . La autoestima, la confianza, la complicidad o los prejuicios juegan un papel muy importante.

A veces, las luces apagadas invitan a un clima íntimo que puede propiciar una conexión más misteriosa y apasionante a la hora de tener sexo. Pero no siempre es así.

La luz proporciona una imagen nítida de la pareja que favorece la excitación y ayuda a la estimulación sensorial de todo el cuerpo. Según la sexcoach Mar Márquez, hay que dejar de ver la luz como una enemiga para verla como "un elemento decorativo que nos ayuda a potenciar nuestras fortalezas físicas ya generar un clima estético".

Empezar con luces tenues

Se trata de buscar una iluminación con la que gustarte y gustar. Las luces tenues, como las de una lámpara tapado o unas velas, pueden ser una buena herramienta para empezar a tener relaciones íntimas con más claridad. Definen el contorno de las pieles, las miradas y los gestos y ocultan aquellas partes que todavía no se quieren revelar.

FOTO

Además, con la luz, las posturas sexuales juegan un papel más importante a la hora de seducir. Sentirse seguro, sexi y sensual ayudará a eliminar las barreras de la vergüenza o los complejos y disfrutar más de la experiencia sexual.

En este sentido, la ropa interior erótica, ciertos bailes, movimientos sensuales o la magia de los espejos pasan a intervenir de manera directa en la relación íntima de la pareja y en aumentar el clímax.

FOTO

Uno de los principales motivos por los que se tiene sexo a oscuras es debido a los complejos físicos . Según la psicóloga Debby Herbenick autora de libro 'Sex Made Easy', es imprescindible olvidarse de los estereotipos. Constantemente vemos cuerpos perfectos en la televisión, cine, revistas … pero la realidad es otra. Hay que potenciar las cosas positivas que caracterizan cada persona y resaltar estos atributos.

Hay (al menos) 5 razones de peso por las que deberías tener sexo con luz

  • Se disfrutan de todos los estímulos visuales : los cuerpos, los contornos, las miradas … que ayudan a aumentar la excitación.
  • Se dejan de lado los complejos físicos : es imprescindible olvidarse de los estereotipos y potenciar las cualidades de cada uno.
  • Elementos como la ropa interior, los espejos, los bailes … cobran protagonismo proporcionando una experiencia diferente a la que se vive en mantener relaciones sexuales con las luces apagadas.
  • Da pie a probar nuevas posturas sexuales.
  • Hay más feedback : observar los gestos de placer del compañero / a conlleva placer y ayuda a reforzar la autoestima en reconocer qué sensaciones le causa a la amante.

Deja tu comentario!