5 formas de mejorar tu inteligencia financiera

Todos aquí tenemos una cierta inteligencia financiera. Pero asimismo sabemos que no es un don que ganamos al emanar y que mantenemos de por vida sin hacer ausencia. De hecho, si estás leyendo mi blog, será porque te interesa retener más sobre el tema de las finanzas personales.

Prolongar y mejorar nuestra inteligencia financiera necesita una atención continua. Para tratar de este tema, he invitado a Andrés Monsegny, del blog CyberHuaca. A continuación, nos va a presentar 5 maneras distintas de hacerlo. 

Te dejo repasar ahora a mi invitado de hoy.

La inteligencia financiera es la capacidad para entender la forma en que se usa el cuartos, de acuerdo a Wikipedia. Es la capacidad de resolver los problemas financieros, de acuerdo a Robert Kiyosaki. Si me preguntas, la inteligencia financiera es la capacidad de alcanzar las metas financieras.

En este artículo vamos a ver 5 formas de aumentar esa capacidad, tanto de entender cómo se usa el cuartos, cómo de resolver los problemas financieros y de alcanzar tus metas.

El prerrequisito para poder mejorar la inteligencia financiera.

Ayer de abrir, es muy importante tener el interés de mejorar esta capacidad. Hace unos meses me llamó mi tía, para pedirme que diera una consultorio a su nuera. Su nuera está llena de deudas, y no da visos de progreso alguno en su vida material. Por lo tanto, mi tía está un poco frustrada por la error de progreso de la nuera. A pesar del cariño que tengo por mi tía, y de que ella se ofreció retribuir por el software completo, no acepté el encargo.

Le comenté a mi tía, que la persona que toma la consultorio debe ser la misma que paga por ella y que investigación el servicio, porque significa que tiene un interés propio por mejorar. Pero la nuera no da ninguna señal de querer cambiar la situación. De hecho, habitar con deudas y sin economía es una situación habitual para millones de personas.

En sinopsis, el prerrequisito para mejorar la inteligencia financiera es tener el interés por cambiar algún aspecto de la situación presente. Sin este interés cachas, nadie hará el esfuerzo de memorizar y, sobre todo, de cambiar los hábitos.

¡Sí tengo interés!

Ahora que sabemos que sí tienes interés, vamos a abrir.

Las múltiples dimensiones de la inteligencia financiera

La inteligencia financiera tiene componentes en múltiples dimensiones, no nada más números o teoría financiera. Conozco MUY de cerca casos de personas totalmente brillantes en ámbitos técnicos financieros, pero que en el aspecto de las finanzas personales no tienen la inteligencia emocional para resolver sus problemas financieros o alcanzar sus metas.

Se dice con frecuencia que para mejorar tu inteligencia financiera el 20% corresponde a conocimientos y 80% a cambio de hábitos. De ahí que es súper importante la capacidad de utilitario observación:

  • ¿Cuáles son tus creencias más profundas al respecto del cuartos? Si crees que el cuartos es la fuente de todo mal y que todos los ricos son malvados y despiadados, ten la certeza de que no serás rico ni tendrás mucho cuartos, porque tus creencias te alejan.
  • ¿Qué tanta capacidad tienes para dilatar la dietas? Si pasas por un centro comercial ¿eres capaz de resistir la tentación de comprar el postrero Iphone?
  • Si haces un presupuesto, ¿qué tan dispuesto estás a seguirlo durante las siguientes semanas, meses y primaveras?

inteligencia financiera autoconocimiento

Forma # 1 para mejorar tu inteligencia financiera: autoconocimiento

Tal vez te sorprenda ver en el ocupación número 1 una capacidad tan poco académica. Pero es una de las más importantes para poder observar tus creencias, apegos y traumas más profundos, de los que probablemente no seas consciente. 

Para conquistar un autoconocimiento profundo, es indispensable la capacidad de auto-observación. 

Vamos a hacer un deporte en este momento

Al terminar de repasar este párrafo, cierra los fanales. Imagina que recibes una convocatoria a tu móvil. Oyes una voz femenina muy dulce. Es la asesora de tu lado. Fuego para informarte que acaban de emitir una nueva polímero de crédito con un cupo por 30000 euros y quiere retener a qué dirección te la deben expedir.

Observa tus sensaciones físicas. ¿Sientes que tu cuerpo se contrae y encorva del disgusto porque emiten una polímero sin tu consentimiento? ¿Sientes que tu cuerpo se expande por la alegría que tienes de retener que tienes llegada a más cuartos? ¿Sientes tensión al pensar en los intereses que tendrás que retribuir? 

Ya puedes brindar los fanales.

He hecho este deporte con docenas de personas y llegué a una conclusión: cada uno siente poco diferente. No hay una respuesta correcta o incorrecta. Simplemente te invito a que observes tu reacción y trates de entender qué la causa

Una vez conozcas acertadamente tus creencias y sobre todo tus creencias limitantes, y las reemplaces por creencias de afluencia y prosperidad, ya estarás presto para continuar tu camino. Firmemente pienso que avanzar en el conocimiento técnico, sin tener un profundo conocimiento de tu ser no es dócil, si fortuna es posible.

Si estás interesado, una gran forma de escudriñar en el autoconocimiento es la meditación.

inteligencia financiera lectura

Forma # 2 para mejorar tu inteligencia financiera: leída

Libros

La primera forma por la que vamos a abrir es la leída, lógicamente. Y es por lo ulterior: los expertos más importantes en cada ámbito del conocimiento (científicos, estadistas, deportistas, líderes y por supuesto expertos en inteligencia financiera, como empresarios y emprendedores) sinopsis décadas de experiencia en libros que puedes repasar en horas o en pocos días. Poder absorber el conocimiento con el que Warren Buffet, Jeff Bezos o Charles G. Koch construyeron sus imperios con décadas de trabajo incansable no es menos que increíble.

La afluencia de temas en los que puedes profundizar es en la maña, ilimitada. Puedes memorizar desde temas técnicos, como contabilidad, exploración de estados financieros y macroeconomía, hasta temas mucho más espirituales (no menos importantes en la inteligencia financiera), como la capacidad de delimitar claramente tus metas, visualizarlas diariamente y esperar en que las obtendrás.

Aquí nuevamente, el autoconocimiento es esencial para retener cuál tema es el que más requieres para enfocarte en él y conquistar tus objetivos.

Blogs

Según Niel Patel, hay más de 1000 millones de blogs en el mundo. Casi 7 personas por cada blog. Al igual que los libros, los hay sobre todos los temas que existen. Cómo embellecer galletas, cómo entrenar a tu perro y cómo mejorar tus finanzas personales. Muchos blogs que valen la pena tienen un aspecto que a mí personalmente me atrae mucho: una persona global y corriente cuenta sus experiencias sobre un tema en particular, con sus éxitos y sus fracasos. Yo, por ejemplo, leo blogs de familia que ha rematado construir un blog rentable. Y los leo asiduamente, porque yo asimismo quiero hacerlo. Y quiero evitar sus errores, y tratar de imitar sus aciertos. Esto me puede evitar meses de trabajo y miles de euros.

En mi blog, por ejemplo, escribo sobre mi camino en dirección a la liberación financiera. Por qué lo emprendí, qué me funcionó, y lo que definitivamente falló (en este enlace puedes repasar sobre mis 15 errores financieros).

No quiero terminar este segmento sin dejar una nota de advertencia: ¡sé muy selectivo! Entre 1000000000 (un millardo) de blogs, hay muchos malos y pocos buenos. ¡Como siempre, mantente con los buenos!

Cursos

Esta es la salvación para aquellos a los que no les gusta repasar. Igualmente hay cursos de todos los temas, sabores y colores. Hay cursos de grandes y prestigiosas universidades, así como cursillos cortos sobre como calcular la tasa de interés en Excel.

Los cursos tienen grandes ventajas:

  • Muchos de ellos son multimedia. Tienen audio, texto, video, clases presenciales, ejercicios y ejemplos resueltos.
  • Hay cursos del nivel que quieras. Básicos, intermedios, avanzados y super pro. 
  • En algunos cursos tienes compañeros, con quienes puedes discutir los temas e incluso tomarte una cerveza (o dos 😉). 
  • Los cursos tienen un componente interactivo. Puedes preguntar al profesor o al tutor inmediatamente. En los blogs asimismo, pero en los cursos este proceso es mucho más directo.

Aunque tienen una gran desventaja: la mayoría son más costosos que los libros o los blogs.

inteligencia financiera juegos

Forma # 3 para mejorar tu inteligencia financiera: juegos

Me encantan. Los juegos son la forma de practicar lo que aprendiste, y sin peligro. Son una de las formas más subutilizadas de enseñanza. Todos sabemos que la mejor forma de memorizar cualquier cosa es haciendo. Piensa solo en nadar, contar en bici o balbucir en sabido. Aprendes con la maña. Las finanzas personales no son muy diferentes. 

La superioridad de los juegos es que están libres de peligro. Bueno, tal vez pierdas 3 o 4 fríjoles si apuestas con tus amigos, pero creo que estás en capacidad de soportarlo. Puedes practicar una y otra vez. 

A mi esposa y a mí nos encantan los juegos de finanzas personales. Hay uno en peculiar (el colección del capitalismo) que tiene un nivel de sinceridad increíble. Al principio nos quebrábamos siempre. Hasta nos empezamos a preocupar. 

¿Será que no leímos acertadamente las instrucciones? ¿Será que estamos haciendo poco mal? 

Efectivamente estábamos haciendo poco mal. Muy mal. Incurríamos en inversiones de un tamaño tan noble que nos dejaba sin espacio de maniobra. Queríamos volvernos millonarios demasiado rápido.

Y en la vida auténtico, analizamos oportunidades grandes muy atractivas y siempre pensamos: “Si nos metemos en esto, puede que nos pase lo mismo que en el colección”. Las descartábamos y nos íbamos por alternativas más prudentes.

inteligencia financiera mentor

Forma # 4 para mejorar tu inteligencia financiera: mentor

En la Odisea, de Omero, cuando Odiseo partió para Troya, encomendó el cuidado de su hijo, Telémaco, a su amigo Méntor, quien prometió cuidarlo y educarlo como a su propio hijo.

De acá viene el nombre de “mentor”. Como ves, no es lo mismo que un profesor. Es alguno que se interesa por el aprendiz de una forma más integral y comprometida. Puede ser difícil encontrar un real mentor para un tema como las finanzas personales. En mi caso, este rol lo desempeñó mi ascendiente, quien encima de ser contador, era sumamente regular, estructurado y culto. Siempre estaba irresoluto de que yo mantuviera el poco cuartos que tenía en una cuenta bancaria, en una época en que la inflación en mi país estaba por encima de 30%. Porque sabía que, de no hacerlo, mi cuartos perdería más del 30% de su valencia en sólo 12 meses. 

Me preguntarás: “¿Pero si en mi clan todo el mundo vive endeudado hasta la camisa, a quién voy a pedir que sea mi mentor?” 

Alejándome un poco de la historia de Odiseo y Telémaco, creo que “mentor” puede ser una persona que ya haya hecho lo que tú quieres alcanzar. O al menos que vaya unos pasos delante. Si conoces a un amigo o un tío que es organizado y lleva juiciosamente su presupuesto, él puede ayudarte a presupuestar. 

Por otra parte, firmemente creo que de cierta forma los autores de libros son mentores, porque frecuentemente ya han conseguido ayer lo que nosotros perseguimos. Por ejemplo Josh Waitzkin, si quieres memorizar ajedrez. Malcolm Gladwell puede ser tu mentor de contar historias. Niel Patel puede ser tu mentor en marketing digital. De hecho, con las redes sociales, ahora es más dócil que nunca contactar a los autores de los libros

Probablemente llegues a las mismas conclusiones por cuenta propia que con la agenda de un mentor. Pero éste puede ahorrarte primaveras, mucho cuartos y desgaste emocional. Por otra parte, puedes salir a conocer a personas increíbles.

inteligencia financiera lanzarse

Forma # 5 para mejorar tu inteligencia financiera: tírate al agua

En algún momento el conocimiento tiene que tocar la sinceridad. Este es el momento. Ya has empezado un camino de meditación hasta salir a un pleno autoconocimiento. Te has culto los 5 mejores libros de finanzas personales. Estás suscrito a los mejores blogs sobre el tema (¡¡espero que 123 Plata y CyberHuaca estemos en tu lista!!) Has hecho cursos sobre presupuestación y definición de metas. Y has jugado hasta la saciedad. Pero ausencia de esto sustituye el momento en que destinas esos 5000 euros ganados con tanto esfuerzo a tu primera inversión. Estudiaste de todo, pero la única forma de retener si el exploración fue el correcto es lanzándote al agua.

Comprar tu primer residencia. Tu primer paquete de acciones. Comprometerte con unas metas emocionantes pero ambiciosas. Hacer tu primera reunión de candado de presupuesto. No hay como el hacer.

Si compras acciones y estás seguro del exploración, siempre llega el momento en que el CEO de la empresa anuncia que no cumplirán con los objetivos. El precio de la acto se desploma, y tus 5000 euros ahora valen 3500. Si te sigues halando el pelo te quedarás pelado. 

Empieza con prudencia

No quiero terminar este punto sin alertarte: en algún momento tienes que abrir. Pero empieza con prudencia. Si vas a decidirte por una primera inversión de 100000 euros y tu patrimonio es de 80000, te puede advenir como a mí en el colección. Primero haz 10 inversiones de 1000 euros. En unas perderás, en otras ganarás, pero ten la certeza que a posteriori de las 10 veces sabrás más que cuando llevabas 2 o no llevabas ninguna. En cada derrota entiende qué falló y anótalo, como dice Ray Dalio, en tu índice de principios.

A veces ganas y a veces aprendes”. 

¿Cuál crees tú que es la mejor forma para mejorar la inteligencia financiera? ¡Deja tus comentarios debajo!


Autor invitado

inteligencia financiera Andrés MonseguyAndrés Monsegny Pappenheim, del blog CyberHuaca.

Ingeniero mecánico con postgrados en Compañía de Empresas, Marketing e Inversiones. Ha trabajado en cargos gerenciales en empresas multinacionales durante 15 primaveras.

Durante 13 primaveras ha llevado con Carlina, su esposa, el método de finanzas personales del cual deje en su blog, y gracias al cual ahora se dedica a su tema privilegiado: asesorar a personas y escribir sobre finanzas personales en cyberhuaca.com.


¡Muchas gracias Andrés! Ahora tenemos más consciencia de la importancia de desarrollar continuamente nuestra inteligencia financiera. Y conocemos 5 maneras para conseguirlo.

Y tú, ahora que has culto este artículo, ¿cuándo vas a advenir a la acto? ¿Cuáles de estos métodos ya estás aplicando? ¿Y cuáles más vas a aplicar a partir de ahora?

Imágenes cedidas por CyberHuaca

Deja tu comentario!