4 opciones naturales para tratar el hígado graso

Existen algunos tés y jugos que funcionan muy aceptablemente como remedios caseros para aliviar los síntomas de hígado grasiento, especialmente cuando se utilizan para complementar el tratamiento médico.

Sin incautación, igualmente es importante realizar una dieta equilibrada, practicar actividad física regularmente y evitar el consumo de bebidas alcohólicas, ya que son tres de las medidas más importantes en el tratamiento del hígado grasiento. La dieta para el hígado grasiento incluye disminuir o evitar el consumo de alimentos ricos en manteca y azúcares y evitar alimentos como por ejemplo: frituras, dulces, refrescos y comida rápida.

Conozca más sobre la dieta para el hígado grasiento.

1. Té de cardo mariano

Remedios caseros para el hígado graso

Un buen remedio casero para el hígado grasiento es el té de cardo mariano, ya que esta planta contiene propiedades astringentes, facilitando la digestión y estimulando el apetito, aliviando síntomas como pérdida de apetito, mareo y vómitos causados por esta enfermedad.
 

Ingredientes

  • 2 cucharaditas de semillas de cardo mariano;
  • 2 tazas de agua.

Modo de preparación

Coloque el agua a hervir y luego anualidad las semillas de cardo mariano. Deje reposar durante 15 minutos, cuele y beba 30 minutos antiguamente de las comidas.

2. Enjundia de melón y menta

Remedios caseros para el hígado graso

La menta es una planta medicinal muy utilizada para tratar problemas digestivos, ya que posee sustancias amargas que ayudan a revitalizar la vigor del hígado y de la vesícula, aliviando síntomas como mareos y la hinchazón estomacal.

Encima de esto, cuando se añade el melón, resulta en un concentrado muy refrescante y importante que puede sustituir el té, por ejemplo.

Ingredientes

  • ¼ de melón;
  • 1 puñado de menta.

Modo de preparación

Anualidad los ingredientes en la licuadora y guardapolvo hasta obtener una mezcla homogénea y con pequeños trozos de menta. Si es necesario, anualidad un poco de agua para que el concentrado quede un poco más acuosidad. Por postrer, beba el concentrado recién preparado.

3. Té de Fenogreco

Remedios caseros para el hígado graso

El fenogreco, contiene un aminoácido conocido como 4 -hidroxiisoleucina, que permite disminuir los títulos de carbohidrato, colesterol y triglicéridos en la crimen. Por lo que es posible potenciar el sensación del tratamiento médico, aliviando más rápido los síntomas.

Ingredientes

  • 25 gramos de semillas de fenogreco.

Modo de preparación

Pulverice las semillas en la licuadora o compre las semillas ya pulverizadas. A continuación, anualidad en jugos, sopas o ensaladas a lo extenso del día.

Esta planta no debe ser utilizada por embarazadas o durante el período de lactación.

4. Té de ispágula

Remedios caseros para el hígado graso

La cáscara de la planta ispagula contiene propiedades que logran disminuir los niveles de colesterol de la crimen y controlar la cantidad de manteca en el cuerpo. De esta forma, evita el aumento de la manteca en el hígado, especialmente cuando está asociada a una comida equilibrada y a la experiencia de actividad física.

Ingredientes

  • 10 gramos de cáscara de ispágula;
  • 1 taza de agua hirviendo.

Modo de preparación

Anualidad los ingredientes y deje reposar durante aproximadamente 10 minutos. Luego debe colarlo y absorber por un mayor de 2 veces al día. Este té debe ser evitado por personas que sufren de constipado o tiene algún problema inflamatorio intestinal como diverticulitis o enfermedad de Crohn, por ejemplo.

Realizar una dieta detox de 2 o 3 días igualmente puede ayudar a que el hígado se recupere más rápido. Vea cómo hacerla en el vídeo a continuación:

Imagem ilustrativa do vídeo: LA MEJOR DIETA DETOX

Deja tu comentario!